Dado su fácil mantenimiento, su acústica y su composición libre de productos tóxicos, los suelos de vinil son idóneos para habitaciones, pasillos y áreas frecuentadas por niños, en general.

Resistentes, duraderos, con buen comportamiento ante el fuego y reducción del ruido acústico, sin descuidar el diseño moderno ni la sostenibilidad.